Así empezó todo

No sabría deciros desde cuando empecé a ser más consciente sobre todo lo que nos rodea, quizás hayan pasado años, lo cierto es que no lo recuerdo, no recuerdo levantarme una mañana y empezar a cuestionarme todo aquello que me rodea… Quizás fuese allá por el 2015, cuando decidimos alquilarnos un piso y empezar una nueva vida juntos, cuando en cierta manera nos hicimos «amos de casa» y empezamos a hacer la compra juntos….. Sí, puede que todo empezase con la comida, ese fue el detonante de TODO.

No se si os pasará también a vosotros, pero nosotros cuando hacemos la compra (si, la hacemos en el hipermercado, lo sé, aún nos queda muuuuuucho camino que recorrer) somos los típicos que vamos leyendo todos los etiquetados, pero TODOS TODOS, vale, puede que seamos un poco obsesivos, pero hoy en día no sería capaz de comprar un productos sin darle la vuelta y leer detenidamente la procedencia y los ingredientes.

No compramos demasiados productos procesados, uno de mis lemas son «no consumas nada que no hayas hecho tu con tus manos«, no se si me explico, con ello quiero decir que si un día me apetece hacerme una ensalada césar, pues la salsa aprendo a hacerla desde 0 yo misma, y me diréis que menudo trabajazo cada vez que nos disponemos a comer cualquier cosa, y si, no se yo quien os lo niegue, pero es la única manera de controlar todo aquello que consumimos.

Vale, confieso que aunque sea una de mis premisas, no quiere decir que yo me pase el día entero metida en la cocina (que si, porque para sobrevivir trabajo en la cocina de un bar), porque no hago mi propio jamón cocido (y no porque no tenga ganas de saber hacerlo) ni siquiera hago la masa de hojaldre para mis tartas… pero con todo ello creemos ser más conscientes de aquello que comemos.

En los próximos post os iré contando como hemos ido recorriendo el camino hacia el consumo más responsable.

¿Vosotros como hacéis la compra? ¿Tenéis algún truco? Os leo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra